Se encuentra usted aquí

Semblanza Biográfica

La obra

Camila Krauss escribe lejos de los coros y de los corros: no navega el oleaje de los adjetivos, ni camina la rigidez que ama la forma por sobre todas las cosas. Sótano de sí confirma que la suya es una obra que madura en movimiento.

Camila Krauss se concentra en moldear la lentitud impecable del verso que aspira y expira, oxigenando, haciéndose visible a través de su lejanía para adquirir presencia en la sensibilidad ajena y provocar que el cerebro dude de lo que lee, el cuerpo se detenga y la suma de ambos perciba eso que lo recorre y lo alimenta.

[…]

tarde o temprano empuñas la espada

un tambor de madera te levanta

 

un sueño te vence

 

todo está hecho de la mente:

 

[…]

 

Camila Krauss elabora una poética de los orígenes. Su poesía no contiene resultados, botines o capturas. En cada poema, el lector camina hacia el umbral. ¿Qué sigue? Lo sabe quien respira. La historia inicia después del último verso, se siembra en el blanco de la página, que es el blanco de la mente que ha recorrido el poema. Sabremos que hay un tronco de eucalipto, un jinete a pelo sobre la rata, el calor intenso y estático, una garza azul, una taza con la base redonda, ausencias de la naturaleza, una banca en la playa de Muir, nada que abandonar, la chicharra en la noche, el arcoíris en un valle salvaje… pero nunca tendremos una historia para enmarcar, porque la vida no se delimita, se persigue. Los poemas son las piezas de un relato que se incuba en el lector.

 

[…]

 

si todo en la luz y en la noche es

 

suéltalo

 

la eternidad no te quita el tiempo.

 

Camila Krauss se sienta a meditar y vive "distracciones" con José Lezama Lima, Simone Weil, Fernando Pessoa, Federico García Lorca, Marina Tsveáieva, monjes que le quieren robar la idea de su individualidad y la migraña implacable. Así, trama su tradición, rellena su almanaque, le dice al lector: ¿y si las incógnitas fueran otras?

 

[…] ¿quién se roba las catedrales de la aflicción y a dónde van sin dejar rastros de sus aparentes sólidos detalles…?

 

Camila Krauss abreva de la mitología griega y le da la palabra a Perséfone en diálogos que cambian la escenografía del mito:

 

—¿en dónde estuviste atrapada?

 

hija, ¿en dónde estabas cuando me distraje…?

 

—en mi pensamiento, y entiende, madre: no estaba sola

 

Camila Krauss camina con mente de principiante entre corridos, tianguis, bares, montañas, mares, clases de yoga, deseos corporales, tropiezos espirituales, nacimientos a destiempo, altares literarios e islas que no son todas. Sus pasos suenan "zen, zen, zen, zen, zen" y nunca la llevan a la respuesta correcta pero siempre le recuerdan que "la gran duda te ablanda en las cavernas". Hay que seguir.

 

[…]

 

atravesamos nubes, hebras heladas

 

descendemos al Gran Océano

 

paramos para darle el paso a cinco venados

 

no es por ir en la carretera, pero sin duda

 

el momento tiene una intensidad de gran evento

 

por fin la situación última donde plantarse la Verdad Última

 

Camila Krauss teje su propia sombra. Para confirmarlo, basta leer Sótano de sí.

 

*

 

A la venta en Xalapa

 

Librheras

Los Argonautas

Hyerión

La Rueca de Gandhi

 

 

 

Camila Krauss (1976) literatura y práctica del budismo zen, esta dualidad existencial aparece en su obra: es poeta/cocinera, ensayista/maestra de yoga, cronista/caminante y
traductora/viajera.

Estudió la licenciatura en Letras Hispánicas (Universidad Veracruzana). Es becaria del Instituto Veracruzano de la Cultura (ivec) en el área de creadores con
trayectoria. Ha recibido becas de la Fundación para las Letras Mexicanas (flm), 2004-2006, y del Fondo Nacional Para la Cultura y las Artes (fonca),
2009-2010.

Su obra poética comprende: La consagración de la primavera (Editora de Gobierno, Xalapa, 2003), El ábaco de acentos (Ediciones sin nombre, Ciudad de México, 2008) y Sótano de
sí 
(Dragón Rojo, Ciudad de México, 2013).

Ha publicado poemas, ensayos, crónicas, reseñas y artículos en libros, catálogos, periódicos y revistas mexicanas y extranjeras.