Inicio
   





Iguana
La tarde
Charcas
Resistero
Salamanquesa
Reptiles de playón
Mangle
Ardilla cocotera
Temporal
Haikú
Calates
Ven por ella
 

Barruntos y estribillos
Camila Krauss


Iguana

Ni relojes de sol o arena.
El tiempo no está perdido:
imperturbable proclama,
la iguana sin apetito.







La tarde

Los zancudos pinchan
un globo de aire caliente
para encender las flamas
del sol que se duerme.








Charcas

Croar es una interrogante
y saltar la única respuesta.
Aprende, un joven sapo,
lleno de lodo para siempre.






Resistero*

De miel no se vive en las colmenas,
ni las aves su voz toman del aire,
y en dos gajos corta nubes
un pez plata con su aleta.

*Resistero.-
Tiempo después del mediodía en que aprieta más el calor.








Salamanquesa*

Como no duermes, coqueteas.
Con guiños y falsos besos
ilusionas luciérnagas y estrellas.

*Phyllodactylus gerrhopygus.-
Reptil nocturno de climas tropicales,
conocido como besucona, cuija o salamanquesa.



Reptiles de playón

Vecinos de la hierba dormilona,
de sangre fría y venenos legendarios,
beben con las pulgas
una tibia infusión de milenrama.







Mangle

Más feroces que el caimán,
los caimaneros.
A ver date un quiénvive
con esta nube de insectos.







Ardilla cocotera

Ridícula entre alas transparentes,
afanosa y pedante,
oficias de nariz en las palmeras.







Temporal

El océano revienta la pulpa de su erizo,
tiembla el talud continental
y todos los cangrejos de la playa
en las paredes de un cráter se guarecen.
En la orilla no sabemos lo que sucede en el fondo.







 

Haikú

El gallo asoma
Cresta de sol  
Otoño entre los pinos.




 

Calates*

 

Tiernas y húmedas,
gemas de junio,
llueven del cedro
y nadie las pare.

Cantare, cantare,
no es risa ni llanto,
el ruido insistente
que apaga la lluvia
en noches de junio.

Son ranas de árbol
sorpresa y merienda
del verde verano.

Cantare, cantare,
no es risa ni llanto.

 

 

*Smilisca baudini.- Rana arbórea. Su hábitat es de selvas altas y cafetales. Es llamada "calate" y consumida por los habitantes de Altotonga, Veracruz.




Ven por ella

 

Es luna llena
y no hay aullidos
compitiendo
con flechas brillantes
en la bóveda.

La escoba
sigue en su sitio,
también,
los calcetines
y las botas.

En la pileta
se mira Orfana,
su silueta felina
permanece
en el agua.

Broca, Tánger,
Tuba y el Roque,
perdidos;
y con ellos,
los hilos
de la infancia:

Una vuelta:
mi Avi
falsa y fija
en su retrato,
la calle 8
tomada por los primos,
Serrat en la consola.

Un revés,
y soy yo
inventando
la memoria
de mis hijos,
donde otros perros
festejan
un hueso
debajo
de la mesa,
y un domingo
soleado
en una playa.

No es el pasado una mascota.




Subir