México

La flor, la galaxia, un virus

Escrito durante el confinamiento. Fragmento de un poema inédito que gravita aun sin final conclusivo y comienza con preludios sintomáticos. Con esto, quienes hemos colaborado y con aquellxs con quienes he transitado la pandemia, celebramos el Año Viejo (con todo lo agridulce o irremediable que se haya suscitado), y celebramos el ritual de lo bueno por venir: ¡Feliz Año Nuevo! ¡Arrasaremos!

 

 

Alerta sísmica

Lo único que quiero es que den las diez para llegar al concierto —mensajeó Irene. Ah, mi otro único pendiente es no estar en el edificio a la hora del simulacro de alerta sísmica. ¿Tú qué, dónde vas a estar?—- puso en otro mensaje. El tacón de una de sus botas, se despega, trata de clavarlo con una lata de sopa, se da un golpe en el dedo, se le rompe un cacho de uña, de todas formas se deja las botas puestas, azota la reja y baja las escaleras. Camina hacia un café de la colonia Juárez.