México

Descuadernar a Cicerón

Buena parte del encierro durante la contingencia lo he dedicado a relecturas.  He mantenido un ayuno intermitente de la prensa digital y de las redes sociales, por elección propia y porque estoy en un sitio de no siempre accesible conectividad. Durante el mes de abril me vi entroncar con mi ejemplar de Cicerón con subrayados de 1999, es una edición de Sepan Cuántos.

Alerta sísmica

Lo único que quiero es que den las diez para llegar al concierto —mensajeó Irene. Ah, mi otro único pendiente es no estar en el edificio a la hora del simulacro de alerta sísmica. ¿Tú qué, dónde vas a estar?—- puso en otro mensaje. El tacón de una de sus botas, se despega, trata de clavarlo con una lata de sopa, se da un golpe en el dedo, se le rompe un cacho de uña, de todas formas se deja las botas puestas, azota la reja y baja las escaleras. Camina hacia un café de la colonia Juárez.